Vida & Cosas

Un Día En Cherokee

 

El fin de semana  fui al museo de Cherokee que se encuentra como a una hora de donde vivo en Asheville, Carolina del Norte. Esta fue la primera vez que experimente la cultura indígena de la zona donde vivo ahora, me pareció muy interesante ver cómo vivían y continúan viviendo en la actualidad. Las costumbres, tradiciones y sobre todo el sentido que la comunidad Cherokee le otorga a la naturaleza y la vida son totalmente increíbles.

Un par de las cosas que encontré muy interesantes acerca de ellos fue la igualdad entre los hombres y las mujeres en la comunidad, la cual compartían a la hora de tomar decisiones y en la posición social, y además sus artesanías, especialmente la cerámica.

Encontre esta frase en un artículo publicado por el Indian Country Today Media Network que dice:

…Los europeos se sorprendieron al ver que las mujeres de Cherokee eran iguales a los hombres política, económica y teológicamente. “Las mujeres tenían la autonomía y la libertad sexual, podría fácilmente obtener el divorcio, las violaciones eran raras dentro de la comunidad y también la violencia doméstica, las mujeres trabajaban como productoras, agricultoras, propietarias de sus casas y campos, poseían una cosmología que contiene figuras femeninas sobrenaturales y tenía gran poder político y económico”.

Bravo por la igualdad entre hombres y mujeres!

Igualmente interesante fue aprender acerca de sus técnicas, estilo rústico, colores y  formas que utilizaban en sus artesanías y diseños.

Uno de los procesos más comunes para la elaboración de la cerámica Cherokee es el que hacían con las ascuas de fuego y corteza de árbol. Primero moldeaban el barro a mano y generalmente agregaban varias texturas con la ayuda de los dedos y pedazos de madera, para hornear la pieza necesitaban prender fuego y poner la pieza de barro a un lado de la fogata hasta que se endurecía un poco. Después colocaban la pieza boca abajo sobre las ascuas de fuego y la cubrían completamente con corteza de árbol. La pieza estaba lista hasta que la corteza se quemaba y se deshacía completamente.

Muchas de las piezas exhibidas en el museo son muy parecidas a algunas representaciones hechas por la culturas prehispánicas de los Aztecas y Olmecas. Hacer este tipo de comparación es interesante porque se puede ver la similitud de las diferentes culturas aunque sean de diferentes áreas y procedencias.

 

Leave a Reply