Archivos

Bajo La Ciudad De México, Culturas Escondidas

Bajo el Centro Histórico de la Ciudad de México se encuentra lo que un día fue Tenochtitlan, Capital del Imperio Azteca.

Mientras camino por las plazas públicas, edificios, iglesias, museos y mercados del Centro Histórico de la Ciudad de México no puedo dejar de pensar que bajo mis pies aún quedan restos de lo que un día fue la capital del Imperio Azteca. Aquella increíble ciudad que fue destruida durante la conquista española y reedificada como La Nueva España.

 “Entre nosotros hubo soldados que habían estado en muchas partes del mundo, y en Constantinopla, y en toda Italia y Roma, y dijeron que plaza tan compansada y con tanto concierto y tamaña y llena de tanta gente no la habían visto.”  Bernal Díaz del Castillo

Al principio se creía que el templo mayor se encontraba debajo de la Catedral pero después de investigaciones se descubrió que se encontraba en otra parte, en la actualidad el recinto abarcaría desde el Zócalo y el Palacio Nacional al Sur hasta la calle González Obregón al Norte y desde la calle República de Brasil y Monte de Piedad al Oeste hasta la calle Del Carmen al Este. [1]

 Sobre las ruinas aztecas puedes ver una parte de la Catedral Metropolitana donde antes se creía que se encontraba el Templo Mayor.

 Representación de Quetzalcoatl, la serpiente emplumada, encontrada durante las excavaciones.

La zona arqueológica fue descubierta el 21 de febrero de 1987, por un grupo de trabajadores de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, que realizaban trabajos de excavación con la finalidad de colocar cableado subterráneo. Al bajar el nivel del piso uno de los trabajadores golpeó una piedra circular con relieves, y llamó al departamento de arqueología. La piedra era una representación de la diosa de la luna (Coyolxauhqui). [1]


Edificios y lote vacío bajo el cual se encontro el Templo Mayor.

La gente continuo viviendo y caminando por la ciudad por años sin sospechar nada por que toda Tenochtitlan se creía pérdida, se sabe que Hernán Cortés utilizó material de las ruinas después de la Conquista para construir la Nueva España, aunque solo queda una parte del Templo Mayor todavía puede apreciarse parte de su arquitectura y se han encontrado una gran cantidad de piezas aztecas, figurines, joyería, ofrendas, deidades para adoración e incluso se ha identificado el área del templo donde se llevaban acabo los sacrificios humanos.

  Excavación y descubrimiento de Tenochtitlan.

Maqueta que representa el Templo Mayor.

El Templo Mayor fue reconstruido siete veces por diferentes gobernantes aztecas poniendo una capa sobre la anterior. Hubieron varias razones para edificar tantas capas en el Templo pero una de las más importantes fue para prevenirse de las constantes inundaciones que desde entonces afectaban al valle de México.

Descubrimiento de las primeras etapas del Templo Mayor.

Lo que hoy en día puedes ver. Una ciudad debajo de otra. 

No solo se encontraron cosas de la civilización azteca, sino también vestigios provenientes del Virreinato español, artesanías, joyería, imágenes religiosas e incluso parte de la arquitectura de ese tiempo, como el acueducto de dos metros de ancho que cruza el Templo Mayor.

Sigue sorprendiéndome el hecho de que existe una ciudad sobre otra, casas, museos y edificios sobre centros ceremoniales y figuras que representan deidades aztecas, iglesias sobre templos, una cultura intentando desaparecer a otra.

Fuente de Información.

Wikipedia [1]

Museo del Templo Mayor

Leave a Reply