Vida & Cosas

9 Consejos para Trabajar de Casa con un Bebé

9 Tips for working from home with a baby (9 Consejos para trabajar de casa con un bebé) | Live Colorful

Siempre supe que iba a ser una mamá que trabaja de casa. Recuerdo el día en que mi mamá me preguntó qué quería ser de grande, yo tenía probablemente 8 años de edad, le conteste sin pensarlo dos veces, quiero tener mi propia empresa para poder pasar mucho tiempo con mi familia.

Cuando crecí descubrí que trabajar de casa si te da la flexibilidad de organizar horarios y priorizar responsabilidades, pero no significa que puedes estar con tu familia todo el tiempo.

La cosa se puso aún más difícil después de que mi bebé nació. Planee tomarme unas semanas y regresar a mi rutina de trabajo lo más rápido posible.

El primer día que intente trabajar con Jax, y no había nadie más que cuidara de él, descubrí que estaba en problemas! Intente de todo. Lo acosté en el piso cerca de mí para que pudiera verme mientras trabajaba, le puse juguetes que se movían y brillaban para distraerlo e incluso me lo amarre en el cargador mientras tecleaba en la computadora. No importaba lo que hacía, mi bebé no estaba feliz, y fue cuando descubrí que trabajar de casa se había convertido en todo un reto.

Ese primer día terminé completamente agotada y de mal humor. No pude terminar nada, y estaba enojada por que ni siquiera salí de la casa.

Ese sentimiento de culpa se quedó conmigo durante un par de semanas, hasta el día en que decidí probar nuevas rutinas y encontrar algo que nos hiciera feliz a los dos.

No puedo decir que soy una experta. Sólo he estado haciendo esto durante un par de meses, pero quería compartirles lo que ha funcionado para mí.

 

9 Consejos para Trabajar de Casa con un Bebé 

  1. Organiza tu día a través de las siestas de tu bebé.

Al principio yo quería continuar con mi rutina antigua, levantarme, tomar café, contestar emails, tomar fotos y editar. Grave error. La realidad es que tu bebé no puede acomodarse a tu horario, tu tienes que acomodarte al de él.

Los dos primeros meses fueron los más difíciles. Luego, cuando Jax comenzó a desarrollar sus horarios, comencé a tomar notas sobre el momento en que tomaba sus siestas y las horas en las que estaba más inquieto. Cuando está inquieto, que a menudo ocurre entre las 12 y 5 pm, es cuando nos vamos a dar un paseo o a una de sus clases para bebés.

Salir de casa me hace sentir mucho mejor y es algo que les recomiendo incluir en su rutina diaria. Cuando vuelvas te sentirás motivada y fresca y tu bebé, con suerte, estará cansado y listo para tomar una siesta y dejarte terminar un poco de trabajo.

  1. Aprender a hacer malabares.

Me sorprendió descubrir lo rápido que aprendí a hacer cosas con una mano. He aprendido a enviar correos electrónicos, compartir fotos en Instagram, editar fotos y muchas otras cosas utilizando una sola mano. Así que cuando Jax está muy inquieto, lo cargo y trato de seguir haciendo las cosas que necesito. También he aprendido a entretenerlo bailando, haciendo muecas y sonidos. No funciona todo el tiempo, pero vale la pena intentarlo.

  1. Mantén a tu bebé cerca de ti.

Usar un cargador para tener a tu bebé cerca de ti también es una opción. A mi me funciono por los primeros dos meses. Amarraba a Jax en el cargador y hacía manualidades, tomaba fotos e incluso editaba los artículos, era increíble! Pero el gusto me duro solo un par de semanas. Si tu bebé es muy tranquilo, sin duda debes tomar ventaja de esto, siempre y cuando él se quede contigo sin problemas.

  1. Compra muchos juguetes!

Tendrás que buscar cosas que le entretengan y llamen la atención. Los juguetes con sonidos y muchos colores son siempre un éxito.

  1. Deja un lado el perfeccionismo.

Aprende a no juzgarte demasiado cuando las cosas no salen perfecto. También he aprendido a ser muy rápida y organizarme mejor para tener las cosas listas a tiempo. Es verdad que con un bebe no se puede planear, así que da lo mejor desde el principio para que las cosas salgan bien a la primera y no tengas que repetirlo.

  1. Aveces simplemente tienes que dejarlo llorar.

Al principio yo quería tener a Jax cerca de mí todo el tiempo. Hasta el día en el que compramos un monitor para su cuna y descubrimos lo funcional y práctico que es poder dejarlo ahí cuando tenemos cosas que hacer y saber exactamente lo que está haciendo en cada momento. Si Jax esta muy inquieto, lo pongo en su cuna y lo dejo llorar por unos minuto mientras termino las cosas que tengo que hacer. Normalmente cuando está intranquilo significa que está listo para una siesta, así que a menudo termina cayendo dormido y yo puedo seguir trabajando.

  1. Pide ayuda.

Si eres una de las afortunadas que tiene familia cerca de casa, puedes dejar que te ayuden por un par de horas mientras trabajas. Yo por ejemplo, vivo lejos de mi familia, pero tengo el apoyo de mi esposo que me ayuda a cuidar a Jax por las tardes cuando regresa del trabajo.

Cuando tengo días muy malos, esos en los que Jax no me deja hacer nada, me consuelo pensando que Jordan llegará a casa pronto.

También trabajo mucho en la noche, especialmente cuando tengo proyectos que entregar. Estoy exhausta en la mañana, pero he empezado a despertarme más tarde, así puedo aprovechar un par de horas extra para descansar y prepararme para el día. Tener ayuda es clave también en este caso, una o dos horas de sueño extra en la mañana es increíble.

  1. Aprende a trabajar en episodios de 5 minutos.

Te sorprenderá lo mucho que puedes acabar en 5 minutos, así que haz lo mejor de cada uno de ellos!

  1. Invierte en herramientas para tu comodidad.

Invierte en herramientas que mejorarán tu productividad. Después de que Jax nació, he aprendido a usar mi teléfono y trabajar con él desde la cocina o el cuarto de Jax. También he invertido en algunas aplicaciones que me ayudan a editar fotos y administrar medios sociales mientras estoy alimentándolo. Otra cosa que he hecho es comenzado a comprar más en línea. Todo esto me ahorra un par de horas a la semana, horas que al trabajar desde casa y tener un bebé de 5 meses, son realmente valiosas.

 

Al final, no importa cómo organices tu tiempo, vas a tener muchos días en los que nada sale bien o cuando tu bebé te pide toda tu atención. Lo mejor que puedes hacer es simplemente dejar a un lado el trabajo. Usa esas horas para salirte a caminar, relajarte y hacer que tu bebé se sienta especial y querido. Recuerda que él no entiende que tienes cosas que hacer, lo único que quiere es tu atención. Después de unas horas, puedes volver y tratar de trabajar de nuevo, pero sintiéndote más relajada y motivada.

Ser mamá y trabajar des casa no es nada fácil, me pregunto, ¿cómo lo hacen ustedes? ¿Qué consejo le darías a esas mamás que vamos comenzando en esta loca, agotadora e increíble aventura?

Leave a Reply